the witcher 3 rencontre velen le bon coin rencontre gratuite rencontre coquine benfeld rencontre sexuelle gratuit

BluesCazorla Festival 2017

Nikki Hill
Tajmo
King Solomon

Nikki Hill, Taj Mahal, Keb’ Mo’ apaciguaron el calor de un Blues muy fiel a sus raíces

La 23 edición del Blues Cazorla se recordará por ser una de las más calurosas y auténticas de los últimos años…, sólo Blues y verdadera música con raíces. Se estrenaba con Music Maker, bendición de proyecto que nace en 1994 para subrayar y promocionar la carrera de veteranos músicos de blues, iniciativa apadrinada por estrellas de la talla de los Rolling Stones, Eric Clapton… Música y vida en cada parpadeo.

John Nemeth se adelantaba a la programación y dió una master class de soul que lo coronaba en esta primera jornada, derrochando clase y fuerza en cada interpretación. Aparición estelar de King Solomon Hicks para acompañar a Nemeth y su banda, en una apoteósica recta final llena de magia.

Kenny Neal le corría Louisiana por las venas y desbordó el Mississippi sobre el público. Y llegó la hora de disfrutar del chico de oro de Harlem del que todos hablan, King Solomon Hicks, superando las expectativas con creces. Recordando a las leyendas BB King y Chuck Berry. Mucho futuro para esta promesa.

Llegó el Viernes y Doyle Bramhall II fué el jefe de las seis cuerdas de la noche, dejando su inigualable sello en la velada.

Los Reyes del K.O. ganaron el combate y levantaron la noche con un bolo para el recuerdo. Se vacían sobre el escenario, derrochando simpatía y metiéndose en el bolsillo al público desde la primera canción.

 Carvin Jones, con sonrisa de oreja a oreja, fue el encargado de encender los fuegos artificiales con su guitarra, bajándose al ruedo y electrificando al respetable.

Último día y en El Escenario Cruzcampo se cuelga el cartel de “no hay entradas”. Julián Maeso no tardó en explicar el por qué, poseído por el espíritu de Gregg Allman y los Black Crowes. Cada tema huele a clásico. Con las brasas perfectas y bajo una creciente ovación, salió a escena, agitando unas maracas y riéndose de los días que se fueron y de los que vendrán, Taj Mahal junto a su compañero de aventuras Keb’ Mo’.

Armónica, eléctrica, acústica, dobro o ukelele, todo vale para explorar las raíces del blues y fusionarlas, haciendo que el viaje siga adelante.

El escenario flotó con Nikki Hill  que devolvió a la tierra para poner la madrugada patas arriba. Nikki dejó las cosas claras desde el inicio, con una tormenta contínua de garage rock y R&B a la altura de las más grandes.

Davy Knowles se estrenó por estos lares (apareció el jueves en la jam de King Solomon Hicks) y puso el broche perfecto con blues-rock de muchos quilates, al más puro estilo Led Zeppelín y Rory Gallagher. El temido punto final llegó con un gigantesco cover del ‘Almost Cut My Hair’ de Crosby, Stills, Nash & Young.

Kenny Neal