comment creer un site de rencontre sur internet site de rencontre maurice gratuit tchat entre fille site de rencontre totalement gratuit en belgique

BluesCazorla Festival 2014

Billy Branch
Lurrie Bell
Bettye Lavette
Billy Boy Arnold
John Primer
Andres Calamaro
Alvon Johnson
Ian Siegal

BluesCazorla cumple su XX Aniversario

Veinte años de historia y el reconocimiento de la ‘Blues Foundation’ como ‘Mejor Festival Internacional de Blues’.

Así, celebraba el festival su veinte cumpleaños en el que unos meses antes recibía en Tennesse, la ciudad del blues, el mayor reconocimiento que puede recibir un festival. Estos prestigiosos premios, ‘Keeping the Blues Alive’ fueron entregados en una ceremonia que tuvo lugar el 24 de enero.

La Blues Foundation aseguró que estos galardones que entrega de forma anual pretenden reconocer a las personas y organizaciones de todo el mundo que han realizado contribuciones significativas en este estilo musical. Este premio tiene aún más mérito si se tiene en cuenta que, entre la lista de 20 premiados, sólo hay cuatro galardones que han ido a parar fuera de Estados Unidos, un país donde el blues es una música que tiene una enorme importancia.

La Blues Foundation es una organización sin ánimo de lucro, con sede central en Memplhis, y cuenta con afiliaciones en más de 135 organizaciones y miembros en más de una veintena de países.

Para hacernos una idea de la importancia de este festival, en esta edición, más de 15.000 personas pasaron por Blues Cazorla, lo que contribuyó a llenar todas las plazas hoteleras de la zona y dejó un importante beneficio para el sector hostelero. Además, los conciertos que se graban durante el evento son emitidos por Televisión Española en los meses posteriores, lo que supone una importante promoción.

Y de esta manera, Cazorleans acogía a los artistas Billy Boy Arnold, Lurrie Bell, Bettye Lavette, John Primer, Billy Branch, Nikki Hill, Ian Siegal, Alvon Johnson, Coco Montoya o Andrés Calamaro, entre otros.

Batiendo records de público y con una alegría inmensa empezaron a sonar los primeros trastes de las guitarras en el escenario del Auditórium del Cristo el miércoles día 24, para recordar aquellos artistas y bandas que pasaron durante los primeros años por nuestro festival con motivo del veinte cumpleaños.

Así, Graham Foster, Mingo & The Blues Intruders y La Blues Band de Granada hicieron recordar aquella época en la que el blues se adentraba en Cazorla, en un festival más humilde pero con un toque muy especial.

Coco Montoya, abría la noche del jueves blusero en la Plaza de Toros, gracias a su buen conocimiento del blues, recordando a BB King y el blues de Chicago sin dejar atrás el blues de Texas en el que dejó con muy buen sabor de boca al público.

Andrés Calamaro, mostró su versión más blusera y dio el toque nacional que se viene dando desde hace unos años. Calamaro, dejó su mejor versión ante un público entregado con sus canciones.

Cerró la noche Nikki Hill, que presentó a los espectadores del Bluescazorla su primer trabajo. Es una de esas voces que nunca pasan de moda y que siempre se recibe con una sonrisa. Su banda es una de las responsables de ello, con la que consigue la mezcla perfecta del buen directo: calidad musical y buen rollo en el escenario.

La plaza de Santa María iluminaba en todo su esplendor el escenario para dar comienzo la jornada del viernes. Se presentaba como un privilegio escuchar el blues de Little G. Weevil, un joven valor emergente que dará mucho que hablar. Este artista afincado en América pero con raíces húngaras ha conseguido el reconocimiento en 2013 el International Blues Challenge de la Blues Foundation.

Las raíces de Chicago no pueden faltar en esta plaza y así fue durante la actuación del gran Lurrie Bell acompañado del incombustible Antonio Serrano en un dúo de guitarras y voces que arrancó los aplausos del público.

Un clásico grupo que ha visitado Cazorla desde sus inicios, cerró el viernes mañanero. Fede Aguado y su banda se dejaron la piel en el escenario con sus mejores temas y su gran espíritu, los espectadores no pudieron resistirse a corear sus grandes canciones como ‘Dicen que no tengo feeling’ o ‘El blues de la crisis’.

La tarde en el Auditórium del Cristo comenzó con la actuación de Zequi y su banda mientras empezaban a llegar los primeros bluseros en un concierto agradable e ideal para ir abriendo boca. Seguidamente, el grupo ‘Los Labios’ empezó a dar caña con su música y arrancando los aplausos del público que empezaba a notar como la tarde de calor iba disminuyendo. Los Deltonos cerraron la tarde blusera con Hendrick Rover como guitarrista y mostrando sus mejores dotes musicales hasta que cayó la tarde.

La noche del viernes comenzó con la actuación de Alvon Johnson y Pedro Andrea. Alvon Johnson, un bluesman de los pies a la cabeza con su voz profunda y su excelente destreza con la guitarra animó de una manera especial al público atreviéndose incluso con canciones como ‘Bésame Mucho’ y algunos clásicos.

En honor a la tradición y a la debilidad de BluesCazorla por el blues de Chicago. El viernes tenía lugar ‘Chicago Blues, A Living History’ de la mano de cinco de los grandes como Billy Branch, Billy Boy Arnold, Lurrie Bell, John Primer y Alvon Johnson, acompañados de Kenny Smith a la batería, Carlos Johnson al bajo y Billy Flynn a la guitarra. Ellos nos dejaron un concierto que se quedó grabado en las retinas del público.

La noche estaba siendo inmejorable, y lo siguió siendo tras la entrada de Ian Siegal, intenso y entregado en el escenario dejó un conciertazo innovador, mezclando estilos y animando al público.

Por último, la banda nacional mostró su destreza en el escenario, un escenario que pisaba por primera vez y en el que demostraron porque eran merecedores de estarlo. Un concierto vivo y con mucho ritmo para cerrar la noche del viernes.

Cuando la gente empezaba a abrir los ojos del intenso viernes, ya empezaban a sonar los primeros sonidos en la plaza de Santa María con el grupo local ‘Cazorleans Blues Band’. Le siguió el incombustible Ian Siegal igualando el concierto de la noche anterior y dejándose notar por el público que se iba acercando a la plaza.

En torno a las dos de la tarde, empezó a sonar el blues de ‘Suitcase Brothers’, formado por los hermanos Santos y Víctor. Con su talento a la voz y a la armónica demostraron porque su música está calando a nivel internacional.

Cerró la mañana un clásico ya en Cazorleans. Predicador Ramírez. Dio su mejor blues y su mejor estilo en un concierto muy vivo y que levantó al público.

El calor seguía apretando durante la tarde mientras comenzaba el primer concierto del escenario del Auditórium. Los creadores del himno de BluesCazorla, ‘Cazorleans’. Los grandes Txus Blues y José Bluesfingers. Todo el mundo acudió para ver su concierto en acústico y corear sus canciones. Les siguió el grupo Mr Groovy & The Blues Heads con su blues eléctrico y su toque rockero abrían boca para el más esperado de la tarde, Ariel Rot. El músico hico llenar el escenario del Cristo como no se recordaba, haciendo a la gente bailar y cantar hasta bien entrada la tarde.

La noche del sábado se esperaba especial. Y no podía ser de otro modo con los artistas que iban a pisar el escenario cazorleño. El gran Billy Boy Arnold, un grande del blues arrancó su concierto con sus canciones y sus influencias con Sonny Boy Wiliamson. Un blues elegante que quedó para el recuerdo.

La diva. Bettye Lavette, se subió al escenario y realizó un concierto elegante y con mucho ritmo. Su gran calidad vocal le permite arrancarse por blues, soul o rhythm & blues y así lo hizo en la noche cazorleña.

The Travelling Brothers volvieron a Cazorla y lo hicieron con más energía que nunca. Los vascos emprenden un nuevo viaje musical que les lleva desde Chicago hasta New Orleans, pasando por Nashville, Memphis y otro sinfín de ciudades y sonidos. Un viaje a través de toda la música de raíz afroamericana, un viaje en el tiempo entre décadas.

Cerró Eric Sardinas. Con el concierto más eléctrico de esta edición, dejando atónitos al público asistente en un concierto con mucha intensidad.

Nikki Hill